Silbon, la marca de ropa que ha puesto a Córdoba en el mapa de la moda masculina, celebró su décimo aniversario en plena pandemia y vive un presente pletórico tras superar el año más difícil de su historia gracias a un plan estratégico audaz y a su apuesta decidida por el comercio electrónico. El cofundador y CEO de “la marca de las raquetas con nombre de pato”, Pablo López (Córdoba, 1980), reconoce que a lo largo de esta década “la realidad ha superado al sueño inicial”. No en vano, una de las frases más inspiradoras de Nelson Mandela recibe al cliente en su tienda de la capital cordobesa: Todo parece imposible hasta que se hace.

Un sueño compartido con su amigo de infancia y luego socio, Rafael Díaz. Ambos eran unos apasionados de la moda, las tendencias y el buen vestir, pero se topaban con una oferta que no satisfacía sus necesidades, bien por precio, bien por estilo.

Esta es la historia de Silbon, la marca de ropa que quiere poner Córdoba a la altura de París Clic para tuitear

Bajo la consigna de ofrecer moda masculina con la máxima calidad y a un precio competitivo, la semilla de Silbon germinó en 2009 con una pequeña colección de 30 americanas que amigos y conocidos pasaban a probarse previa cita en el piso de su abuela a modo de improvisado showroom. Hoy Silbon es una marca reconocida, con 19 tiendas repartidas por la geografía nacional, siete corners en El Corte Inglés y la tienda online aportando un elevado porcentaje de la facturación, que alcanzó los 12 millones de euros en un año tan tormentoso como 2020.

La moda como tradición familiar

Tras estudiar Administración y Dirección de Empresa y desarrollar los primeros años de su carrera profesional en compañías como Deloitte o Grupo Sánchez Ramade, rozando la treintena Pablo López cambió la chaqueta de la oficina por los trajes hechos a medida y las americanas diseñadas con esmero, productos estrella de la marca.

El ADN ejerce un poderoso magnetismo en el sucesor de una saga de hombres adictos al buen vestir: López es nieto y bisnieto de sastres y de su padre heredó “ese gusto por la moda”. Silbon, explica, no iba a ser una tienda de barrio. “El sueño era hacer algo grande, pero no teníamos cómo, porque los recursos eran muy escasos”, relata. A partir de una inversión inicial de 3.000 euros, que cristalizó en aquella colección original de americanas, Silbon dio su primeros pasos en un pequeño establecimiento de la calle Alfonso XIII, en pleno centro de Córdoba, donde los clientes “siempre se fijaban en las raquetas vintage que decoraban la tienda”.

Destino París

De Córdoba el pato voló a Tenerife y en pocos años recorrió una buena parte de la geografía española a través de franquicias y tiendas propias hasta que en 2018 aterrizó en París: “En el sector retail es muy importante crecer; el volumen es clave porque los fabricantes te exigen unos mínimos. Si tienes volumen, puedes agrandar las colecciones”.
Aunque la tienda en París no fue bien (“nos encontramos con un París de chalecos amarillos, de huelga de transporte, de yihadismo... se quemó hasta Notre Dame”) y 2020 le dio la puntilla, este escaparate glamouroso puso a la marca cordobesa en el candelero de la moda nacional. “Antes de París no vendíamos fuera de España y ahora el 10% de nuestras ventas online proviene del extranjero gracias a aquella tienda.”

Silbon hizo de la necesidad virtud y el comercio electrónico fue desde el principio uno de sus caballos de batalla: “Hicimos una apuesta fuerte por el canal digital porque no teníamos la fortaleza financiera para abrir tiendas en calle. Dijimos: euro que tengamos, euro que vamos a inyectar a digital por el contenido audiovisual que implicaba”.

La web debutó en 2010 y la tienda online arrancó en 2011, “cuando casi nadie tenía una”. “Zara, por ejemplo, la abrió un año antes, así que nosotros fuimos casi a la par”, presume.  Sin embargo, los comienzos no fueron fáciles. López lo rememora así: “Al principio no vendíamos nada. En 2011 vendimos 4.000€ en la tienda online. Al año siguiente 22.000€, luego 70.000€, después el crecimiento ya fue exponencial”.

Una de cada tres prendas se vende por internet

El esfuerzo dio sus frutos. Cuando el boom del comercio electrónico llegó en 2015, Silbon estaba muy bien posicionado y las ventas se dispararon, alcanzando su cénit durante la pandemia. “El año anterior al covid ya estábamos en el 27-28%, pero en 2020 la tienda electrónica supuso el 38% de las ventas, porque el comercio se desvió hacia el canal online”, desvela este emprendedor andaluz.

En los primeros meses de 2021, las ventas “se han reajustado un poco y estamos en un 30%, porcentaje que supone una barbaridad”. Es decir, “con 26 puntos de venta, una de cada tres prendas se venden por internet”. Para López, “la pandemia ha hecho que el trasvase de clientes físicos al canal online se haya acelerado dos años”. Lo curioso es que el 80-85% de esas ventas online se registra donde hay tienda física. ¿Significa esto que es conveniente cerrar alguna? López es taxativo: “De ninguna manera. El cliente lo quiere todo: su tienda física y la tienda online”. Un establecimiento, agrega, “le sirve para entender mejor el universo Silbon”.

Infografía de reatail a etail

Los planes de la marca a medio plazo pasan por reforzar la apuesta por el doble canal virtual y físico. Este año se inaugurarán cinco nuevos puntos de venta. Además, en 2022 Silbon baraja volver a París y abordar destinos como México, Turquía o Portugal, donde ya se han iniciado las negociaciones: “Es una apuesta estructural. Al final, nuestra empresa es de nicho: un hombre que se cuida medianamente de entre 25 y 40 años. Es un nicho pequeño, así que si la empresa quiere ser grande tiene que salir de España”.

El reforzamiento del canal online es sagrado, hasta el punto de que la nueva línea Silbon para mujer, Silbon Woman, que verá la luz en septiembre, se apoya principalmente en dicho canal y solo se podrá encontrar alternativamente en las dos principales tiendas de la marca, ubicadas en Madrid y Córdoba.

Elegante y reservado, Pablo López, encara el futuro “con muchísima ilusión” y vaticina unos nuevos “locos años 20”. “La gente está con unas ganas tremendas de salir y disfrutar, y más sabiendo que puede pasar cualquier día cualquier cosa”, opina. A su juicio, “el covid ha hecho que mucha gente despierte y se dé cuenta de que hay que disfrutar del presente para ser feliz”.

Enlaces:
Silbon® | Nueva Colección Online | Tienda Oficial (silbonshop.com)

Silbon - YouTube