La startup cordobesa PayThunder aporta un buen ramillete de soluciones basadas en sistemas de pagos, big data e inteligencia artificial con la smart city y el turista en mente. Sus robots, hologramas y chatbots son capaces de contestar en más de diez idiomas las preguntas del usuario en relación, por ejemplo, con la compra de un bono de transporte o los horarios de apertura de un museo. También son capaces de emitir mapas digitales, aprenden sobre la marcha de sus errores y hacen las veces de guía sabelotodo.

Así son los robots y hologramas de @PayThunder que ayudan al turista a resolver sus dudas. Clic para tuitear

 

El uso de esta tecnología coloca a PayThunder, según el cofundador Fran Gómez, en la misma liga que Amazon, Google y el súper algoritmo de IBM, Watson, con la ventaja competitiva de la omnicanalidad. “Los sistemas de PayThunder son capaces de controlar chatbots, robots y hologramas y al más puro estilo Matrix intercambiar inteligencias entre sí en dos clicks”, explica Gómez.

Con una facturación de tres millones de euros, PayThunder colecciona premios. El último, de Ametic, se le otorgó como mejor plataforma de comercio turístico del mundo en habla hispana. Entre sus clientes están el Gobierno de Canarias, institución con la que se implantó exitosamente el bono turístico mediante una tarjeta virtual, y los ayuntamientos de Barcelona, Benalmádena, Burgos, Cádiz, Córdoba y Jerez.