Los estudios  muestran que la presencia de la mujer en el sector TIC está lejos de ser paritaria. La brecha digital de género resulta especialmente preocupante ante un panorama laboral en el que el componente tecnológico pesa cada vez más.

En Andalucía, esta brecha se mitiga desde 2016 con la iniciativa WomANDigital, impulsada por la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, que ha puesto en marcha medidas para fomentar una mayor incorporación de talento femenino al tejido tecnológico andaluz, así como a puestos directivos.

Se trata de una prioridad para el Gobierno andaluz, dadas las profundas implicaciones que la incorporación efectiva de la mujer a la sociedad digital puede suponer para la economía de la región. Informes como Las mujeres en la gestión empresarial: Argumentos para un cambio, elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), indican que las empresas que incorporan talento femenino a la dirección de las empresas tecnológicas son más competitivas. En concreto, casi un 75% de las compañías que adoptaron medidas para impulsar las carreras profesionales de las mujeres registraron un alza de entre el 5% y el 20% en sus beneficios.

Para alcanzar estos objetivos, WomANDigital ha elaborado recientemente la Guía para la implementación de medidas de igualdad en las empresas del sector tecnológico andaluz, una herramienta de orientación y acompañamiento dirigida a empresas tecnológicas en el proceso de desarrollo e implantación de medidas de igualdad.

Esta guía aborda cuestiones como la eliminación de la desigualdad de género en el sector TIC evitando sesgos de género y propone estrategias para atraer y retener el talento femenino en la empresa. También aporta posibles soluciones para facilitar la conciliación de la vida privada y profesional y fomentar la corresponsabilidad de hombres y mujeres. Además, ofrece recomendaciones para elaborar planes de igualdad y afrontar las dificultades que puedan surgir durante el proceso. 

Para la elaboración de esta guía, se han tenido en cuenta las recomendaciones de las pymes que participaron en un Plan Piloto previo para la implementación de medidas de igualdad entre empresas de base tecnológica, que tenía como objetivo promover cambios de cultura empresarial entre los equipos directivos, ejecutivos y mandos intermedios, con el objeto de facilitar la organización y gestión de los recursos humanos con enfoque de género.

Por qué las mujeres, pese a la brecha de género, están preparadas para liderar también la transformación digital. Clic para tuitear

Atraer y retener el talento femenino

El CEO y fundador de OmniumLab, José Antonio Racero, lo tiene claro: “En los procesos de selección, en igualdad de condiciones, siempre me decanto por una mujer”. A su juicio, los perfiles femeninos son más atractivos “porque demuestran más responsabilidad y meticulosidad en el trabajo”, aptitudes “muy deseables” en un sector donde “las mujeres tienen mucho que aportar”. Sin embargo, Racero admite que “cuesta encontrar a profesionales especializadas en el ámbito tecnológico”, algo que atribuye a “la falta de interés de las chicas” por desarrollar sus carreras en el sector debido a “los tópicos y los estereotipos”.

 

OMNIUN-LAB_créditos-Erasmo-Fenoy-de-Europa-Sur.jpg-690px
OmniumLab

 

El compromiso de Racero con la igualdad de género en el sector TIC le llevó a impulsar en 2019 el proyecto educativo Game Land Academy a través de Omnium Lab. Mediante los eventos Steam Girls, centrados en la robótica y los videojuegos, tratan de “inspirar, motivar y educar a las niñas, jóvenes y mujeres del Campo de Gibraltar” con el fin de que “desarrollen su talento y que entiendan que las disciplinas STEM no sólo están destinadas a la población masculina, sino que ellas tienen la misma capacitación y potencial para poner en marcha cualquier proyecto en este ámbito”.

En la misma línea, la responsable de People and Values en la compañía granadina Nazaríes, Violeta Haro, señala que participar en este programa piloto ayudó a la empresa a “aterrizar” el plan de igualdad en el que ya llevaban trabajando dos años: “Teníamos la intención, la disposición y los recursos, pero nos faltaba la parte más técnica”.

Desde su nacimiento hace 11 años, Nazaríes “lleva la sensibilidad de género en su ADN”, asegura. Este compromiso queda patente en la composición de la plantilla de esta consultoría de desarrollo del software y soluciones IoT (internet de las cosas, por sus siglas en inglés), donde el 43% de sus 80 empleados son mujeres.

La empresa dispone de planes de carrera para retener el talento femenino, “algo de por sí muy complicado” en el sector TIC, en el que hay “mucho trabajo, mucha oferta y pocos perfiles”. Así mismo, continúa Haro, se intenta “que todos los departamentos sean paritarios”, y que esa igualdad de oportunidades también se refleje en los puestos directivos, con el objetivo de “romper el techo de cristal”.

Haro entiende que la educación es crucial para que las mujeres se animen a desarrollar carreras STEM. De hecho, Nazaríes colabora con varios institutos de Granada con el propósito de fomentar las vocaciones tecnológicas entre las chicas a través de charlas donde mujeres de la plantilla les explican qué han estudiado y a qué se dedican: “Se trata de aportarles referentes femeninos en un momento crucial, en el que tienen que decidir su futuro profesional”. También patrocina el campus tecnológico para chicas Seré Ingeniera, que impulsa la Universidad de Granada, con un objetivo en mente: “Si la sociedad es cada vez más paritaria, la empresa también debe ser lo más paritaria posible”.

 

El futuro del empleo es tecnológico

Entre 2021 y 2023 las profesiones relacionadas con la tecnología serán las más demandadas. Se prevé la creación de 6,1 millones de puestos de trabajo en estos tres años a nivel mundial, según recoge el World Economic Forum (WEF) en su informe The Future of Jobs Report 2020. Una tendencia que confirma el Libro Blanco de las mujeres en el ámbito tecnológico (2020), donde Eurostat alerta de que Europa afronta un déficit de 900.000 puestos de trabajo en sectores relacionados con la cuarta revolución industrial, conocida también como revolución digital.

Paradójicamente, se trata de un mercado laboral en expansión donde, si no se toman medidas, la mitad de la población activa quedará excluida. En 2019 trabajaban en el sector de las TIC siete millones de personas en toda Europa. Sólo un tercio eran mujeres. Estas cifras empeoran en el caso de España y Andalucía, donde las mujeres representan el 27% de las personas contratadas en el sector TIC y el 21% del trabajo por cuenta propia.

Tamari Sánchez es una de esas andaluzas que han logrado despuntar en un sector dominado por hombres. CEO y socia fundadora de SAGA Soluciones Tecnológicas, hace hincapié en la necesidad de fomentar las vocaciones STEM entre las niñas “desde edades muy tempranas, cuando todavía no tienen interiorizados los roles de género”. Sólo de ese modo, asegura, será posible “hacer frente al desafío global” de incorporar a las mujeres a profesiones relacionadas con las TIC “que van a ser las más demandadas en el futuro”.

 

Tamari-Sanchez-690px
Tamari Sánchez

 

En efecto, mientras sigue aumentando la demanda de perfiles técnicos en el mercado laboral, las vocaciones relacionadas con las carreras STEM —Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés— están en descenso tanto Andalucía como en Europa, tal y como pone de manifiesto la segunda edición del Diagnóstico de la situación de la mujer en el sector TIC andaluz elaborado por WomANDigital en 2020.

Para dar respuesta a los retos sociales y laborales del siglo XXI, se hace indispensable desmontar los estereotipos de género, que, en el caso del sector TIC, se relacionan con múltiples factores, principalmente sociales, culturales y educativos. Esta situación se agudiza por la falta de referentes femeninos. Los sesgos discriminatorios tienen un carácter cultural y social y se interiorizan a edades tempranas: el tramo de edad comprendido entre los seis y los doce años es clave en la configuración de preferencias e intereses de cara a la posterior  elección de itinerarios académicos.

 

Mayor competitividad y desarrollo económico

La incorporación del talento femenino al sector TIC no es una opción, sino una necesidad que repercute en toda la sociedad. El Foro Económico Mundial (FEM) identifica la igualdad entre mujeres y hombres como una oportunidad para obtener una mayor competitividad de las empresas y un mayor desarrollo económico y social. Algo en lo que coincide la Comisión Europea, que estima que el acceso de las mujeres a profesiones STEM supondría un crecimiento adicional de la economía europea de 16.000 millones de euros anuales. Un informe sobre la brecha de género en el ámbito digital presentado el año pasado por la plataforma ClosinGap y liderado por Vodafone afirma que, sólo en España, las mujeres aportarían un incremento del Producto Interior Bruto (PIB) de casi un 3%.

 

rociogarciadinngo-690px
Rocío García Ramos

 

Otro perfil femenino de referencia en el ámbito de la innovación y la tecnología en Andalucía es el de Rocío García Ramos, CEO de Dinngo, que en 2013 fue seleccionada por Intel como una de los 20 jóvenes innovadoras más influyentes a nivel mundial. Se muestra optimista en cuanto a la incorporación masiva de las nuevas generaciones de mujeres y afirma que “el camino es la educación en igualdad”.

La empresaria advierte, en este sentido, de que es “imprescindible mejorar la conciliación familiar y promover la equidad en el reparto de tareas del hogar y de los cuidados” para facilitar de forma efectiva el desarrollo profesional de las mujeres en el mercado laboral que viene. “En estos momentos hay más mujeres que hombres en la universidad, incluso en algunas carreras técnicas, pero esto no se refleja después en el mundo laboral” por las limitaciones que las mujeres deben afrontar a la hora de hacer carrera.

En la rama de estudios técnicos, finalizan su formación un 72% de los hombres frente al 28% de las mujeres. La escasez de vocaciones femeninas en las carreras STEM se traduce directamente en una infrarrepresentación en sectores en clara expansión. El diagnóstico de WomANDigital evidencia, además, que en el ámbito TIC existe una mayor tasa de desempleo femenino, que se correlaciona con una mayor tasa de temporalidad, así como con una menor presencia en puestos directivos.

El acceso a puestos directivos es, precisamente  uno de los caballos de batalla más importantes a juicio de la CEO de Saga Soluciones Tecnológicas, quien incide en la importancia de que las mujeres “ocupen los lugares donde se toman las decisiones” como único camino para “conseguir el cambio juntos, hombres y mujeres”. Las diferentes iniciativas del Ejecutivo andaluz, incluida esa batería de medidas de la guía diseñada por WomANDigital, contribuirán a resolver un desafío donde todos los agentes sociales deben poner de su parte.