Los tiempos cambian a la velocidad de la ley de Moore y la economía digital avanza sin descanso. Organización del trabajo, ocio, hábitos de consumo y productos y servicios pasan por el embudo tecnológico para competir en un mundo de actores globales donde prima la innovación. Ejemplo habitual de esta eclosión son las startups, cuyo corolario en caso de éxito son gigantes como Google o Apple o, en el tablero español, unicornios como Glovo, Cabify y Wallbox. Pero algo falla todavía en esta ecuación. El emprendimiento femenino sigue muy por debajo del masculino en la industria más pujante.

Para demostrarlo pueden combinarse varios datos. La aceleradora Andalucía Open Future (AOF) arroja dos porcentajes extrapolables al conjunto del ecosistema: de entre las startups que pasan por la institución, un 39,88% cuenta con fundadoras y apenas un 17,76% con consejeras delegadas.

Además, el informe GEM 2020-2021 aporta una radiografía reveladora, pues destaca que la brecha de género no es tan pronunciada en las fases tempranas del emprendimiento (desde que se manifiesta la intención de emprender hasta las etapas semilla), sino una vez el negocio se consolida (34,4% de mujeres versus 65,6% de hombres). La tasa de abandono también es superior entre ellas (55,6% contra 44,4%).

Descubre el perfil de la emprendedora digital andaluza y los desafíos a los que se enfrenta. Clic para tuitear

“El talento no tiene género, una premisa que choca con la realidad de los ámbitos STEM, donde los números muestran que los estereotipos y prejuicios de género y el desconocimiento de referentes femeninos continúan alejando a muchas niñas y mujeres de estas carreras y profesiones”, afirma la viceconsejera andaluza de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Lorena García de Izarra.

En las universidades de la comunidad, como en las españolas y europeas, se licencian más mujeres que hombres en todos los programas de estudios (58,55% frente a 41,45%), pero existe una excepción: la rama académica relacionada con ocupaciones TIC, donde la presencia femenina cae al 28%. “Este porcentaje de matriculaciones se traduce, a la postre, en una baja participación de las mujeres en los puestos técnicos y en una presencia aún menos significativa en los puestos de dirección. En el contexto de una industria TIC en auge, el coste de este desequilibrio supone una notable pérdida de talento en campos de vanguardia que se traduce en billones de euros de crecimiento potencial para la economía”, advierte la viceconsejera.

 

Piedras en el camino

La falta de confianza y los problemas de financiación son los principales obstáculos detectados cuando las mujeres quieren emprender. Las startups lideradas por féminas reciben menos de la mitad de la financiación que las dirigidas por hombres aunque generen más ingresos, según el II Diagnóstico de situación de la mujer en el sector TIC andaluz que elabora WomANDigital. “Pese a todo, estamos en un momento de inflexión donde crece el reconocimiento del emprendimiento digital femenino”, apunta la directora general de Economía Digital e Innovación, Loreto del Valle.

“Cada vez se plantea de forma más frecuente la necesidad de proponer otros modelos de empresas y proyectos, no tan basados en generar beneficios, sino primando más bien aspiraciones personales vinculadas al bienestar en el trabajo. Otra ventaja es que el formato startup permite mejorar la conciliación y la flexibilidad laboral”, reflexiona del Valle.

 

Retrato robot

El Mapa del Emprendimiento que elabora South Summit describe a la perfección la distancia que aún queda por recorrer. El 80% de los emprendedores en España son varones, la edad media oscila entre 25 y 34 años y el 55% viene de trabajar por cuenta ajena. La curva de género ha evolucionado poco: desde 2014 hasta 2021 las mujeres han absorbido entre el 17% y el 22% del emprendimiento digital, alcanzándose el pico en 2018 y cayendo dos puntos porcentuales (20%) este ejercicio.

Aunque los desafíos sean múltiples, el engranaje de la igualdad en esta industria floreciente crece paso a paso. La Junta de Andalucía dispone de varias herramientas y plataformas dedicadas exclusivamente a este fin, desde WomANDigital hasta las aceleradoras como AOF y programas como Minerva, pasando por Inpanel (el primer directorio de mujeres profesionales TIC), Startup Andalucía Roadshow (en cuya primera edición dos de las cinco empresas premiadas están dirigidas por mujeres) y Academy for Women Entrepreneurs, un programa de la Embajada de Estados Unidos y la Asociación W Startup Community, al que se adhirió la Consejería de Transformación Económica.