Las cifras que marcan la evolución de Grupo Mox son dignas de admiración. En 2021, los granadinos duplicarán su facturación respecto al año anterior hasta alcanzar los 16 millones de euros. Lo harán, además, como uno de los players más sólidos de España en la logística de última milla, un sector pujante muy relacionado con los nuevos hábitos de consumo y el comercio electrónico.

Tan solo han pasado cinco años desde que Gregorio López y Antonio Valenzuela registraron la primera sociedad, germen del actual grupo, que contemplaban sobre todo como una opción de futuro. Antonio había iniciado un negocio personal tras su paso por La Nevera Roja, cuando se cruzó con Gregorio, y juntos decidieron unir fuerzas. En su empeño ganaron el premio AJE (Andalucía Jóvenes Empresarios) de Granada a la mejor iniciativa empresarial, galardón que les abriría las puertas de Andalucía Open Future, la aceleradora de startups de la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades y Telefónica.

Allí aprenderían una de las grandes claves de todo proceso de emprendimiento: tener mentalidad de empresa. Comprendieron que el suyo era un modelo de negocio especialmente escalable, que podría llegar a ser 100% digital si se apoyaban en la tecnología. “Conocimos a Tom Horsey, que se convertiría en inversor y fundador, y ahí comenzó la revolución” relata Valenzuela. Para empezar, consiguieron un contrato con Just Eat y se expandieron velozmente por todo el país. Después llegarían Uber Eats, Burger King y las grandes cadenas de comida a domicilio.

“Nuestros clientes nos retan constantemente para que podamos dar solución a sus necesidades. Ellos nos hacen crecer, ellos son el mercado”, explica Valenzuela. El secreto de su éxito, señala, parte de un uso diferencial de la tecnología. “Sin ello hubiéramos sido una player más, una empresa de logística que hubiera crecido poco a poco”. Los inversores, sin embargo, mostraron una confianza a pruebas de bombas en el proyecto desde el inicio. “Al principio, conseguimos cinco millones de euros de inversores privados. Ésta ha sido la gasolina del crecimiento de Mox”.

Grupo Mox es una de las #scaleup andaluzas de referencia. Conoce sus entresijos en este reportaje. Clic para tuitear

 

Abrir el abanico

Valenzuela y López pulieron el modelo de negocio con esta inyección de capital. “Cuando comenzó nuestro crecimiento nos dimos cuenta de que teníamos más de 1.000 repartidores. El departamento de recursos humanos era el 50% de la empresa”. Crearon entonces DriverJobs!, su ETT con sede en Sevilla, especializada en repartidores bajo un marco laboral ético y transparente. Comenzaría así la diversificación de Mox. Era 2019.

En 2020 también reforzaron su departamento tecnológico, que contaba con ocho personas, para poder hacer frente al crecimiento que estaban experimentando. Decidieron entonces absorber una empresa que ya hubiera desarrollado la tecnología que ellos necesitaban. La opción ganadora fue SuperTech, la startup tecnológica especializada en la digitalización de retailers (supermercados y restaurantes, entre otros). Ahora usan y comercializan su propia fórmula tecnológica bajo la marca Supermox.

Además, con el auge de la venta online, fundaron Vamox, la división de paquetería que provee a Seur, Mrw o Aliexpress y que responde a su línea estratégica de distribución y logística e-commerce. Como guinda del pastel, finalmente crearon Mox Delivery, su apuesta por la comida a domicilio.

 

Gregorio-López-y-Antonio-Valenzuela-(Global-New-Business-en-Grupo-Mox).jpg-690px
Gregorio López y Antonio Valenzuela

 

Era COVID

Como empresa nativa digital, la pandemia no les ha perjudicado ni les ha obligado a adaptarse a unas circunstancias nuevas: los procesos se han mantenido intactos, aunque toda la plantilla teletrabaja desde entonces y lo sigue haciendo ahora. El efecto de la pandemia ha sido más bien el contrario: al haber más clientes digitales, han crecido exponencialmente los ingresos.

El sector, sin embargo, se enfrenta a una gran problemática debido a la crisis de suministros derivada del covid. Los expertos prevén un escenario donde la demanda será mayor que la oferta de manera constante. “El cliente cada vez es más exigente en los plazos de entrega y los players que compiten en última milla trabajan en ofrecer facilidades para la entrega, como es el caso de los lockers, del reparto en puntos de conveniencia, etc. Pero la cadena de suministro está rota, los paquetes llegan más tarde por factores como la crisis de los microchips o el desabastecimiento provocado por el brexit”.

 

La gran diferencia con los demás

Dentro del sector de la paquetería, la mayoría de los competidores se especializan en el transporte o actúan como soporte al suministro, pero hay pocas empresas que, como Mox, sean operativas y tecnológicas al mismo tiempo y contraten a sus riders. “Nuestra tecnología abarca un abanico muy grande, desde la media milla a la última milla; desde la recogida de paquetería en aeropuerto a la entrega en casa”, ahonda Valenzuela. “Grupo Mox destaca así como el único operador en el mercado capaz de ofrecer un servicio 360, tanto con la digitalización de los negocios como con la parte logística en todas sus fases”.

Actualmente, la compañía cuenta con almacenes en 12 ciudades españolas. Habrá dos aperturas más en los próximos meses con “el objetivo de estar presentes en todas las poblaciones de más de 100.000 habitantes para finales de 2022”, desvela Valenzuela. Hace unas semanas, Grupo Mox abrió su primera sede en el exterior. París fue la ciudad elegida. La idea es abarcar Italia y Portugal y expandirse por Francia. Toda una declaración de intenciones.