Érase una vez, hace treinta años, un empresario e inventor norteamericano apasionado por la ciencia y la tecnología que se planteó una pregunta: ¿por qué los jóvenes no conocen inventores o ingenieros, pero tienen referentes deportivos y artísticos? Visten camisetas de jugadores y grupos de música mientras desconocen aspectos científicos. ¿Su conclusión? En las escuelas el problema no está en la educación, sino en la cultura.

Dean Kaeman creó la fundación FIRST para poner remedio a esto y ayudar a que los más pequeños y los jóvenes se entusiasmaran por aprender ciencia y tecnología. Una de las iniciativas derivadas de este proyecto es la FIRST LEGO League, competición internacional en la que los bricks de LEGO cobran un nuevo significado.

FIRST LEGO League: el primer encuentro de los ingenieros del futuroEn cada edición, una serie de retos y desafíos conectan a los participantes con problemas reales que nos afectan a todos como sociedad: en la pasada edición, el resto suponía mejorar el futuro de las ciudades para que fueran más sostenibles; hace tres años estaba vinculada a temáticas de agua y a cómo aprovechar filtros de agua, por ejemplo.

Siguiendo el rastro hasta España, la FIRST LEGO League llega en 2005 de la mano de la Fundación Scientia. Más de 17.500 participantes han trabajado en equipo desde entonces para desarrollar soluciones tecnológicas e innovadoras. Cualquier centro, grupo de amigos o asociación puede inscribirse. Andalucía es una de las comunidades autónomas en las que la FIRST LEGO League está presente gracias a la colaboración entre Vodafone y la Consejería de Transformación Económica de la Junta de Andalucía.

Como nos explica Loreto del Valle, Directora General de Economía Digital e Innovación de la Junta de Andalucía, «esta iniciativa estimula el interés y la pasión de los escolares andaluces por la ciencia, la tecnología y la innovación, lo que los anima a acercarse a las ingenierías y a otras carreras científicas que promueven el emprendimiento y estimulan el desarrollo de las competencias que demanda el mundo actual». Para la directora general, la FIRST LEGO League «encaja perfectamente con el objetivo de fomento de la cultura del emprendimiento y la innovación que promueve la Consejería».

Por su parte, Jesús Pérez, responsable de relaciones institucionales de Vodafone, nos explica que se sumaron al proyecto porque se sentían «identificados con los valores que transmite: el trabajo en equipo, la constancia y el fomento de las carreras STEM, entre otros». Esta participación resulta el complemento perfecto de otras iniciativas en las que también se busca potenciar el conocimiento de las STEM en los más pequeños a partir de lo creativo: el programa DigiCraft de Vodafone, o las acciones en las que la iniciativa de WomANDigital ha colaborado para destacar la aportación femenina en las STEM son solo algunos ejemplos. Otros proyectos como CanSat también buscan fomentar la ciencia y la tecnología entre los más pequeños.

Al desarrollo de la FIRST LEGO League se suma también la colaboración de universidades, parques tecnológicos y diputaciones, donde se celebran los torneos. Sin embargo, el día de la competición resulta casi anecdótico en el desarrollo de la FIRST LEGO League. Lo importante es el trabajo que hacen hasta llegar al gran día. «Probar, equivocarse y conseguir resultados. Aceptar los retos y la satisfacción de llevarlos a cabo es lo más enriquecedor», confirma Jesús.

Estas actividades son sinónimo de diversidad y trabajo en equipo. Imagen por cortesía de FIRST LEGO League

Plan Social: Destruyendo brechas para construir nuevos horizontes

Además de organizar la FIRST LEGO League en España, la Fundación Scientia trabaja desde 2017 en el Plan Social. Esta iniciativa busca erradicar la brecha social a la que se ven sometidos los entornos más vulnerables. Más de 1.700 alumnos de los que participan en la competición derivan de estos centros, lo que supone un 17% de los participantes andaluces.

Donde hay diversión, hay aprendizaje. Uno de los éxitos del programa es que consigue conectar a los estudiantes con una motivación que no tenían hasta el momento, especialmente en aquellos entornos vulnerables donde destaca la ausencia de referentes. En palabras de Eufrasio Cabrera, profesor de tecnología y robótica en el IES Veleta, de Granada:

«La FIRST LEGO League aporta al alumnado una motivación excelente, un gran interés por la ciencia y la tecnología, la investigación y la resolución de problemas en el aula, así como el trabajo en equipo y una disminución del absentismo».

Y así lo demuestran también los datos. Tal y como indica el estudio del Plan Social 2017-2019, desarrollado por la Fundación Scientia, en los participantes del torneo aumenta un 50% el interés por ir a la escuela y un 35% su autoestima. El rendimiento escolar, por lo tanto, también se ve enriquecido: un 55% de los estudiantes mejora su rendimiento tras la participación.

Cuando estos estudiantes llegan a la universidad donde se celebra el torneo descubren todo un mundo de posibilidades. Hoy en día salir del barrio para acudir a cualquier otro punto de la ciudad parece lo más normal, pero no es una realidad para todo el mundo. «Hay niños que salen por primera vez de su barrio para ir al torneo en la universidad y allí ven que el futuro está en sus manos», nos cuenta Montse Bover, Directora de FIRST LEGO League en España:

«Algunos niños descubren vocaciones y profesiones que no se habían planteado hasta entonces porque en su entorno no las conocían. Descubren que hay un mundo más allá del barrio» — Montse Bover, Directora de FIRST LEGO League en España.

Se reducen también las discusiones en el aula pues los alumnos con mal comportamiento no acuden a las sesiones de FIRST LEGO League, lo que se convierte también en un elemento motivador.

«Una de las claves del programa es que vinculamos educación primaria, secundaria, universidad, empresa y sociedad», cuenta Montse. «Transmitimos valores y vocaciones de una forma divertida, amena y abierta, creando comunidad». En ella los familiares también son invitados y viven su propio aprendizaje cuando conocen qué están creando sus hijos y qué pueden aprender en la universidad: «Es un programa muy transversal en el que los niños y las niñas son los protagonistas. Escogen qué quieren hacer y los adultos somos meros acompañantes de su aprendizaje».

Empieza el desafío para los más pequeños. Imagen por cortesía de FIRST LEGO League

Las historias detrás de los bricks

Los ladrillos de LEGO son la excusa, el telón de fondo con el que se construyen las historias que nos deja la FIRST LEGO League. Para algunos niños la competición ha sido la forma de superar sus propios obstáculos personales y alcanzar retos que jamás se habrían planteado.

«Detrás de cada participante en la FIRST LEGO League hay un caso de éxito por los valores que se aprenden en este proyecto», cuenta Montse. Un ejemplo lo encontramos en un chico con síndrome de Asperger que llegó al IES Veleta, de Granada: de no hablar con nadie a ser capaz de exponer en público el proyecto científico y relacionarse con el resto de equipos participantes. A la aventura se suma también salir de casa o superar las barreras que se autoimponen algunos estudiantes.

«Hay niños que creen que no se les dan bien las matemáticas porque en los ejercicios de clase no eran capaces de sacarlos. Pero a través de la programación de un robot saben sumar trayectorias y trabajar con grados. Es una forma de aprendizaje diferente que les anima a encontrar la motivación y trasladarla después a otras actividades, tanto dentro como fuera del aula» — Montse Bover.

La semilla de la ingeniería y la ciencia está plantada. En el caso de Fran Romero, antiguo estudiante del IES Turaniana de Roquetas de Mar (Almería), la ciencia le ha llevado directamente a conectar con un doctorado donde estudia nuevos materiales flexibles para el desarrollo de sensores y actuadores que pueden incorporarse en dispositivos electrónicos. «La primera vez que trabajé con sensores y actuadores, y que programé un dispositivo electrónico, fue para el torneo de la FIRST LEGO League». Junto a su hermano, quien también participó en el torneo, todavía siguen vinculados a él como voluntarios:

«Participar en la FIRST LEGO League te enseña a ser constante, a que las cosas no salen a la primera, pero que si le dedicas tiempo, esfuerzo y ganas todo se puede conseguir» — Fran Romero.

GIRLS FIRST: el camino hacia unas STEAM igualitarias

De acuerdo con el informe Descifrar el código: la educación de las niñas y las mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) que la UNESCO publicó recientemente, el perfil femenino tan solo representa el 35% de los estudiantes matriculados en áreas relacionadas con las STEM.

El acrónimo, formado por ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, no ha encontrado todavía un equilibrio de participantes, aunque cada vez surgen más iniciativas con las que modificar el recuento. Encontramos algunos ejemplos en plataformas como WomANDigital o en equipos como el de VirusTotal, al que también podemos sumar la GIRLS FIRST.

Al Plan Social se une esta otra iniciativa de la Fundación Scientia dentro del desarrollo de la FIRST LEGO League que se hace en España. El objetivo es claro: fomentar las vocaciones STEAM entre las chicas de 4 a 18 años a través de becas concedidas a los centros educativos.

Es fundamental romper barreras de género desde edades tempranas. Imagen por cortesía de FIRST LEGO League

Curiosamente, la competición en general cuenta con un porcentaje alto de participación femenina si lo comparamos con otras actividades tecnológicas. Desde el principio, un 35% de los participantes en la FIRST LEGO League son niñas y adolescentes que colaboran en equipos mixtos o femeninos. Con la GIRLS FIRST, surgida hace un par de años, la fundación busca seguir potenciando este resultado y trabajar en los referentes que las niñas puedan conocer desde pequeñas. «Queremos empoderarlas y darles la confianza que necesitan para dar rienda a sus habilidades», nos cuenta Montse.

«No se trata de una subdivisión, sino de crear referentes y visibilizar. Las niñas que participan en la FIRST LEGO League o en la GIRLS FIRST se dan cuenta de que no tienen barreras» — Montse Bover.

Con equipos en la lista de espera, el programa se posiciona como una de las actividades para acabar con una brecha de género que agoniza un poco más con cada proyecto vinculado a la visibilización de las mujeres. De esta forma, también se trabaja el problema de raíz, es decir, desde edades tempranas con el objetivo de que crean en las posibilidades de una sociedad con igualdad de oportunidades. «Estamos convencidos de que muchos de los niños y jóvenes andaluces que participan en FIRST LEGO League serán los científicos, ingenieros y emprendedores que liderarán los proyectos innovadores que contribuirán a mejorar la calidad de vida de los andaluces», concluye Loreto del Valle.

«Para los inventores, los problemas son oportunidades que permiten crear soluciones», afirmaba Dean Kaeman en una entrevista. Esto cala en los participantes de la FIRST LEGO League, donde también se despierta la motivación por partida doble: en los jóvenes que lo viven en primera persona, y en los familiares que descubren con ellos nuevas posibilidades. Una competición única en la que todos ganan, incluida la sociedad del futuro, que ve cómo de unos bricks de plástico surgen ideas para resolver problemas y construir un mundo mejor. Y sobre todo, la realización personal de que la única competición se tiene con uno mismo.