Andalucía Conectada

Tabla de contenidos

00:00
00:00
  • Firmar papeles sin perder el sueño 00:00

Firmar papeles sin perder el sueño

Firmafy es el sueño de toda empresa enredada en la burocracia. Su app permite rubricar documentos de forma legal y digital simplemente con el dedo. En un año ha triplicado facturación y en dos duplicará plantilla.
Startups del sur

Uno de los grandes temores de cualquier ciudadano o empresa es enfrascarse en una pesadilla burocrática. Aquel capítulo de las Doce Pruebas de Astérix donde los tenaces galos debían sobrevivir al imperial papeleo de Roma retrata fidedignamente el insomnio que determinados trámites provocan en el administrado.

El certificado digital de la Real Casa de la Moneda, obligatorio para abordar ciertas gestiones con la Agencia Tributaria o la Dirección General de Tráfico (DGT), parecía la opción salvadora, pero existen complejidades que no eliminan de la ecuación el recelo de compañías y organizaciones a la hora de exigirlo y el pavor del particular al enfrentarse al documento en cuestión. Para funcionar con dicho certificado es necesario instalar determinados pluggins en el ordenador de sobremesa, que es el único dispositivo desde el que es posible operar. Asimismo, algunos navegadores no son compatibles con ese software. La respuesta definitiva a estas molestias se llama Firmafy.

Equipo-FIRMAFY-690px

Fundada por el granadino Fran Cortés, la startup acelerada por Minerva nace en 2020 como una suerte de spin-off de Grupo 2000, empresa familiar de empleo y formación creada muchos años antes por el padre de Cortés.

Fran, considerado de niño en casa casi un inventor por su imaginación al enfrentarse a cualquier tipo de contratiempo o desafío, sentó las bases de Firmafy tras detectar una necesidad en el negocio de Grupo 2000. “Los contratos laborales debían venir firmados por el empresario, el  trabajador y la asesoría, de modo que tardaban entre 20 y 25 días en volver a la oficina. Empezamos a desarrollar un módulo como solución y acabó convertido en una empresa distinta”, recuerda el CEO de 42 años.

¿Una app que permite firmar documentos con el dedo de manera sencilla y legal? Bienvenidos al universo de @firmafy Clic para tuitear

Firmafy es una app de firma electrónica que permite que los clientes de una empresa o sus empleados devuelvan la documentación firmada en segundos de manera fácil y legal, sin certificado electrónico ni conocimientos de informática, y sin malgastar papel. “Firmas con el dedo desde el móvil y mejoras mágicamente la experiencia de usuario”, sintetiza Cortés.

Existen además otras tres funcionalidades. La primera consiste en enviar el mismo documento para que lo firmen diferentes personas, de modo que el emisor lo recibe completo y cada firmante obtiene una copia. La segunda incluye la opción de rellenar datos adicionales, por ejemplo el DNI, la dirección postal o un número de cuenta. Y la tercera, una novedad denominada Firmalink, es una herramienta que habilita a las empresas a colgar en sus webs un formulario que el propio usuario rellena y firma.

El software de Firmafy cumple al dedillo la normativa europea para la firma electrónica avanzada de documentos. Entre sus 8.000 clientes registrados se cuentan 700 de pago (hay una modalidad gratuita de 15 días que permite enviar hasta cinco escritos). La facturación de 2021 triplicó la del año anterior y Cortés espera que ocurra lo mismo en 2022. Entre los factores del éxito de la startup está el haber debutado en vísperas de la pandemia “sin tener ni la más remota idea de lo que estaba por venir (teletrabajo, digitalización masiva)”.

Hasta ser acogido en el programa Minerva (2021), Cortés desconocía “el ecosistema de las startups y sus nomenclaturas”. Ahora se muestra impresionado por el movimiento que observa en torno a ciudades como Málaga y Sevilla, alaba el auge de incubadoras y aceleradoras, respeta la cantera que palpita en facultades de Informática como la de Granada y concluye que “Andalucía está haciendo los deberes, aunque haya empezado tarde”.

FotoApp-690px

Dignos de admiración

De los proyectos con los que ha convivido en sus meses de mentoría, el CEO de Firmafy destaca dos: Banzzu, una aplicación de delivery y pagos para bares y restaurantes que no cuentan de serie con repartidores ni un buen respaldo informático, y Oslice, especializada en la automatización de procesos industriales a partir de instrumentos de visión artificial.

A todo emprendedor se le pide un augurio sobre su criatura. Cortés es optimista. “Firmafy es una empresa tecnológica que está en el centro de la transformación digital y que tiene muchísimo recorrido. De Granada no vamos a marcharnos, con la globalización puedes vender desde cualquier parte y en cualquier rincón. ¿Venture capital? De momento no lo necesitamos, pero daría la bienvenida a un socio que nos ayude a crecer más rápido con contactos, conocimiento de mercado y clientes afines antes que con dinero”.

Dos pasiones dividen el corazón de Fran Cortés. Una late con fuerza en el presente. “Soy un forofo de la transformación digital porque bien hecha supone rapidez y eficiencia con el menor esfuerzo posible. El problema es que para las pymes ese paso es lento: saben que tienen que darlo, pero hasta que la necesidad no es urgente no se animan”. La otra enlaza con sus estudios de dirección de cine en Madrid, cuatro años que le acercaron a autores como Polanski, Kubrick o Tarkovski y que todavía le incitan a la creatividad, por ejemplo, “a la hora de comunicar”.

En la sede de Firmafy, escrita en alguna pizarra o tal vez en alguna pantalla, hay una hoja de ruta que indica que en los dos próximos años se duplicará la plantilla y se ofrecerán nuevos servicios como la facturación electrónica. Esta película no ha hecho más que empezar.

Compartir