Andalucía Conectada
00:00
00:00
  • Diccionario de la inversión 00:00

Diccionario de la inversión

Términos como venture capital, business angel o smart money son de vital importancia para el emprendedor. Comprenderlos es clave para garantizar a las startups las máximas opciones de éxito.
Startups del sur
Diccionario de la inversión

Salvo en contadas ocasiones, las empresas de base tecnológica necesitan de inversores externos para desarrollar y probar sus productos y sufragar los aumentos de plantilla y las fases de crecimiento del negocio.

Ferias como Alhambra Venture, que se celebró este año el 12 y 13 de julio en Granada, actúan como intermediarias entre startups y fondos de inversión. Si los segundos saben muy bien lo que quieren (buscarán un mínimo producto viable, las métricas, el talento del equipo fundador), las primeras se enfrentan a menudo a un sistema complejo y desconocido.

Con la ayuda de Axon Partners Group, una firma de inversión y consultoría fundada en 2006 y muy activa en Andalucía, se presenta a continuación una guía con los conceptos básicos que todo emprendedor debe dominar si quiere capital para armar su empresa.

  • Fondos de venture capital: Se trata de fondos de inversión que financian compañías no cotizadas de pequeño y mediano tamaño con carácter innovador a través de su entrada en el capital de aquellas. Es importante matizar que cada fondo tiene su propia tesis de inversión. En base a esa hoja de ruta se definirán los tickets (el importe de la inversión), los sectores estratégicos y los tiempos (cuántos años se inyecta capital y cuándo se calcula que se vendan las participaciones adquiridas). El concepto clave aquí es el retorno: ningún fondo presta dinero si no espera un rendimiento óptimo de la startup.
  • Business angels: A diferencia de los fondos, aquí actúan personas físicas que invierten en fases emergentes de compañías innovadoras. Generalmente los tickets oscilan entre 10.000 y 100.000 euros y existe además un extra de implicación, pues suelen ejercer el rol de consejeros y mentores de la compañía, ya que lo normal es que les avale una trayectoria previa como empresarios y emprendedores.
  • Equity: Es el patrimonio de los accionistas, es decir, representa la cantidad de dinero que se devolvería a los mismos si todos los activos se liquidasen y se solventase toda la deuda de la empresa. En el caso de las startups, el gran desafío consiste en determinar cuánto equity se cede a cambio de una inversión. Cuanto mayor sea ésta, menor será el control del equipo fundador.
  • Préstamos convertibles: Son contratos privados entre un inversor y la compañía, a través de los cuales el inversor presta dinero a la aquella para más adelante obtener o bien la devolución del principal más intereses o bien la conversión en participaciones de la compañía.
  • Smart money: aquellas inversiones que no se limitan sólo a su valor económico sino que aportan experiencia y red de contactos para ayudar al éxito y crecimiento de la compañía.

Mención aparte merecen las rondas de inversión, sumergidas en su propia jerga y protagonistas habituales en los medios dado que este tipo de operación es el que más impacto e interés genera en el ecosistema.

Las startups acuden a estas rondas para financiarse en sus diferentes etapas de crecimiento. Cada ronda de inversión consiste en la búsqueda de recursos vía business angels y venture capital para obtener un capital que permitirá ejecutar el proyecto de negocio. Este plan es el núcleo de la confianza entre fundadores e inversores y estará sometido a vigilancia.

Estos son los tipos de ronda de inversión:

  • Pre-seed: Generalmente cubren un importe de hasta 250.000 euros con la finalidad de desarrollar un producto mínimo viable para testar en el mercado.
  • Seed: Estas rondas no suelen exceder el millón de euros y van un paso más allá que las pre-semilla. La intención en estos casos es el lanzamiento al mercado del producto mínimo viable con la finalidad de consolidar su comercialización y lograr ventas recurrentes.
  • Growth: Tras encontrar el encaje de producto-mercado (product market fit), el siguiente paso de la startup es escalar el modelo de negocio aumentando equipo, ingresos, mercados etc. Estas rondas oscilan entre uno y 20 millones de euros y suelen denominarse (en España):
    • Serie A: más de un millón de euros
    • Serie B: entre 3 y 5 millones.
    • Serie C: alrededor de 15 millones.
    • Serie D: alrededor de 20 millones.
  • Ronda puente: Suele ser una opción intermedia entre un tamaño de ronda y otro. Se utiliza comúnmente para proporcionar suficiente liquidez a la compañía y poder alcanzar unas métricas más atractivas de cara a una futura ronda. Estas rondas se suscriben habitualmente entre los socios actuales de la empresa.
Compartir