Andalucía Conectada
00:00
00:00
  • Un sector tecnológico andaluz más especializado e internacional 00:00

Un sector tecnológico andaluz más especializado e internacional

Nuestros referentes
 · Francisco Mochón

Para crecer con fuerza y savia nueva, es fundamental un sólido ecosistema emprendedor. Las startups son ágiles para incorporar la tecnología más disruptiva, promueven la innovación y son una fuente de mano de obra cualificada.

El sector tecnológico andaluz ha experimentado una profunda transformación en la última década hacia un perfil más especializado e internacional y con capacidad de atracción de grandes empresas. El ritmo del cambio tecnológico se ha acelerado de tal forma que es necesario mantener una estrategia de innovación continua y colaboración.

En cualquier caso, quedan retos pendientes como la necesidad de ganar tamaño y el despliegue de un entorno más favorable, con ayudas públicas al emprendimiento de base tecnológica más competitivas respecto a otros territorios.

El volumen de empresas TIC se ha más que duplicado en Andalucía entre 2010 (Análisis del sector TIC andaluz 2010, Sandetel) y 2020 (Análisis panorámico de la industria TIC andaluza 2020, Invest in Andalucía), hasta superar las 3.300 empresas.

Así es como @CTAndalucia ayuda a las empresas TIC a especializarse y destacar en un mercado muy competido. Clic para tuitear

De esta forma, Andalucía se sitúa en el tercer puesto del ranking de CCAA por número de empresas del sector TIC y empleo (con 29.000 trabajadores), pero en la cuarta posición por cifra de negocios (3.265 millones), lo que sugiere que aún hay margen de mejora.

Además de crecer, el sector se ha internacionalizado a pasos agigantados. Si en 2010 sólo el 28% de las empresas TIC andaluzas tenía actividad internacional, en 2020 un 36,4% exportaba productos o servicios TIC. Algunas, como Guadaltel, porque han salido y crecido en nuevos mercados, y otras, como Seabery, porque han nacido con una clientela internacional, lo que se explica por una propuesta de valor originalmente competitiva a nivel global.

Otro hecho a destacar es que se ha atraído capital internacional tanto por la entrada en empresas andaluzas de inversores extranjeros, como en los casos de Dekra (antiguo AT4Wireless), Wellness Techgroup y Ontech, como por la instalación en el territorio de grandes empresas de capital extranjero.

Entre esas multinacionales se encuentran cinco de las diez tecnológicas más importantes del mundo, según Forbes: Microsoft, IBM (a través de Viewnext), Oracle, Intel y Alphabet. También Vodafone ha traído recientemente a Málaga su nuevo centro europeo de innovación.

La ubicación ha dejado de ser clave para la prestación de servicios TIC. Este tipo de empresas puede operar desde cualquier lugar del mundo. El eje Sevilla-Málaga ya no es tan neurálgico: emergen ciudades como Granada, que se ha convertido en un foco TIC importante en torno al expertise universitario, y provincias como Almería o Jaén, donde la fuerte digitalización del sector primario (agricultura) es una constante.

También ha evolucionado el tipo de servicios prestados. Se ha pasado de la programación, la consultoría informática, el hosting y los datos al SaaS. El modelo de negocio ha cambiado: el objetivo ya no es el desarrollo de un producto final (una aplicación informática) y su mantenimiento, sino la prestación de un servicio continuo.

Asimismo, la industria registra un alto grado de especialización, tanto por área de trabajo (IA aplicada, IoT, ciberseguridad, blockchain) como por aplicación a un sector determinado, como por ejemplo el agroalimentario o el aeroespacial.

La fuerte especialización de los servicios TIC exige que los profesionales adquieran capacidades muy concretas. Debido al boom de los datos, una de las principales tendencias pasa por la explotación del valor que encierran. Desde CTA, hemos acompañado a las empresas TIC con presencia en la región en esa especialización, financiando y respaldando sus proyectos de I+D+i.

El sector TIC ha demostrado una gran fortaleza en las dos crisis económicas vividas en los últimos años (la derivada del crack financiero de 2008 y la ocasionada por la pandemia). No sólo ha resistido, sino que también ha sido crucial para estimular la recuperación de otros sectores. Las nuevas tecnologías han experimentado un impulso sin precedentes gracias al teletrabajo y la rápida digitalización de la mayoría de actividades productivas.

Para que el sector tecnológico andaluz siga creciendo con fuerza y savia nueva, es fundamental un sólido ecosistema emprendedor. Las startups son ágiles para incorporar la tecnología más disruptiva, promueven la innovación y son una fuente de mano de obra cualificada y especializada.

Es fundamental favorecer su proliferación en Andalucía y articular un sistema de ayudas públicas que sea más atractivo que en otros territorios, algo que todavía no se ha conseguido. Para ello, las herramientas públicas de apoyo a las startups tecnológicas deben ser más estables y adaptables a las necesidades del sector. Este sistema de ayudas debería contar también con un buen plan de difusión y garantizar la rapidez en su gestión y cobro.

Andalucía tiene un sector tecnológico potente y capacitado, un pujante tejido empresarial y una producción científica universitaria de gran calidad, especialmente en el ámbito de la inteligencia artificial. Es un vector de innovación y crecimiento que debe ser apoyado con decisión. Desde CTA, ofrecemos a las empresas del sector nuestro asesoramiento, apoyo y capacidad de promover proyectos transversales y multisectoriales para seguir creciendo.

Compartir